En memoria de Jose Manzano y Julián Campo, un grupo de amigos y familiares iniciaron una colecta destinada a ayudar a las personas que viven en  los dos países que Jose y Julián amaban tanto: India y Etiopía. La campaña se inició el día 11 de septiembre y finalizó a finales de noviembre. Se han recogido 50.894 euros. MUCHAS GRACIAS POR VUESTRA COLABORACIÓN.

La mitad se ha destinado a la construcción de casas para familias en ADWA (Etiopía) y la otra mitad se ha destinado a Pren Dam, la casa que las Misioneras de la Caridad tienen en CALCUTA (India) y dónde tantas horas de trabajo dedicó Julián.

http://www.radioarlanzon.com/modules.php?name=News&file=article&sid=11911

 

CARTA A JOSE

Nos conocimos hará más de 30 años y de una forma u otra siempre hemos estado en contacto. Pero no fue hasta el año 2000 donde nuestra relación se reestableció con más fuerza.

Recuerdo que un día de noviembre del 2002 llegaste a Barcelona con un libro en las manos: Madre Teresa de Calcuta. Camino de sencillez. Con una escueta dedicatoria en su interior: “Madre Teresa te espera“. Yo te contesté que era imposible que pudiera dejar por un tiempo mi trabajo, familia, mi ajetreo de esta vida “moderna” que llevamos muchos… De nuevo, me respondiste escuetamente (no eres hombre de muchas palabras): “Ya te llegará el momento; tranquila”. Además, añadiste una frase de la Madre Teresa que te gustaba mucho: “Hay que hacer como si todo dependiera de nosotros, dejando lo demás en manos de Dios“.

A los pocos meses llegaba a Addis Abeba. Tú me esperabas y me hiciste de anfitrión por esas tierras llenas de miseria y enfermedad, pero que enamoran. Pude ser testigo de tu gran labor como voluntario de las Misioneras de la Caridad. Me admiraba comprobar como seguías con energía al final de la jornada cuando alguno de nosotros estábamos ya más que cansados; me admiraba comprobar lo cariñoso que eras con todo el mundo y como habías conseguido que la mayoría de enfermos dijera en perfecto castellano: “JOSE, QUE PASA!!!!“.

Los viajes se sucedieron. El último fue en marzo de este año. Celebramos tu cumpleaños allí, justo 24 horas antes de regresar. Recuerdo que en la oración de la tarde el sacerdote comentó durante la ceremonia que era tu cumpleaños y la capilla se llenó de aplausos. Las primeras en aplaudir, todas las Hermanas! Te quieren tanto!! Yo no había visto nunca nada igual. Qué orgulloso tenías que sentirte comprobando cómo te apreciaban y querían; como te apreciamos y queremos tantos de tus amigos que nos has dejado aquí, huérfanos de tu presencia.

De toda esta aventura nació Homac Fundación, una organización de la cual tú eras el voluntario número uno, el voluntario mayor del reino. Nos vas a hacer mucha falta, pero espero que, desde donde estés, nos envíes fuerza y luz para seguir tu ejemplo de amor y entrega. Guapo.

 

Yca
Septiembre 2006

 

 

Leave a Comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.